Artritis de rodilla

Inicio » Consejos Salud » Artritis de rodilla
Artroscopia Rodilla

El concepto de la artritis de rodilla

La artritis es la inflamación de una o más de sus articulaciones. El dolor, la hinchazón y la rigidez son los síntomas principales de la artritis. Cualquier articulación del cuerpo puede verse afectada por la enfermedad, pero es particularmente común en la rodilla. La artritis de rodilla puede dificultar la realización de muchas actividades cotidianas, como caminar o subir escaleras. Es una de las principales causas de pérdida de tiempo de trabajo y una discapacidad grave para muchas personas.

Los tipos más comunes de artritis son la osteoartritis y la artritis reumatoide, pero hay más de 100 formas diferentes. En 2012, más de 51 millones de personas informaron que habían sido diagnosticadas con alguna forma de artritis, según la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud. Aunque la artritis es principalmente una enfermedad de los adultos, algunas formas afectan a los niños. Aunque no hay cura para la artritis, hay muchas opciones de tratamiento disponibles para ayudar a controlar el dolor y mantener a las personas activas.

Anatomía de la rodilla

La rodilla es la articulación más grande y fuerte de su cuerpo. Se compone del extremo inferior del fémur (hueso del muslo), el extremo superior de la tibia (espinilla) y la rótula (rótula). Los extremos de los tres huesos donde se tocan están cubiertos de cartílago articular, una sustancia suave y resbaladiza que protege y amortigua los huesos mientras usted dobla y endereza su rodilla.

Dos piezas de cartílago en forma de cuña llamadas meniscos actúan como «amortiguadores» entre el hueso del muslo y la espinilla. Son resistentes y elásticos para ayudar a amortiguar la articulación y mantenerla estable. La articulación de la rodilla está rodeada por un revestimiento delgado llamado membrana sinovial. Esta membrana libera un fluido que lubrica el cartílago y reduce la fricción.

Pruebas de imagen

  • Rayos X. Estos exámenes por imágenes crean imágenes detalladas de estructuras densas, como el hueso. Pueden ayudar a distinguir entre varias formas de artritis. Las radiografías de una rodilla artrítica pueden mostrar un estrechamiento del espacio articular, cambios en el hueso y la formación de espolones óseos (osteofitos).
  • Otras pruebas. Ocasionalmente, se puede necesitar una resonancia magnética (RM), una tomografía computarizada (TC) o una gammagrafía ósea para determinar la condición del hueso y los tejidos blandos de la rodilla.

 

Síntomas de la artritis de rodilla

Una articulación de rodilla afectada por la artritis puede ser dolorosa e inflamada. Generalmente, el dolor se desarrolla gradualmente con el tiempo, aunque también es posible que aparezca repentinamente. También hay otros síntomas:

  • La articulación puede volverse rígida e hinchada, dificultando la flexión y el enderezamiento de la rodilla.
  • El dolor y la hinchazón pueden empeorar en la mañana, o después de sentarse o descansar.
  • La actividad vigorosa puede causar que el dolor aparezca.
  • Los fragmentos sueltos de cartílago y otros tejidos pueden interferir con el movimiento suave de las articulaciones. La rodilla puede «bloquear» o «pegarse» durante el movimiento. Puede chirriar, hacer clic, chasquear o hacer un ruido de rechinamiento (crepitación).
  • El dolor puede causar una sensación de debilidad o pandeo en la rodilla.
  • Muchas personas con artritis notan un aumento del dolor articular con el clima lluvioso.

Tratamiento de la artritis de rodilla

No hay curación para la artritis pero hay un número de tratamientos que pueden ayudar a relevar el dolor y la discapacidad que puede causar.

Tratamiento no quirúrgico

Como con otras condiciones artríticas, el tratamiento inicial de la artritis de la rodilla no es quirúrgico. El médico puede recomendar una variedad de opciones de tratamiento.

Modificaciones en el estilo de vida.

Algunos cambios en su vida diaria pueden proteger su articulación de rodilla y retrasar el progreso de la artritis.

  • Minimizar las actividades que agravan la afección, como subir escaleras.
  • Cambiar de actividades de alto impacto (como trotar o jugar tenis) a actividades de menor impacto (como nadar o andar en bicicleta) ejercerá menos presión sobre su rodilla.
  • La pérdida de peso puede reducir la tensión en la articulación de la rodilla, resultando en menos dolor y aumento de la función.

Fisioterapia para la artritis

Los ejercicios específicos pueden ayudar a aumentar la amplitud de movimiento y la flexibilidad, ya que así como ayudar a fortalecer los músculos de la pierna. Su médico o un fisioterapeuta pueden ayudar a desarrollar un programa de ejercicio individualizado que satisfaga sus necesidades y estilo de vida.

Dispositivos de asistencia

El uso de dispositivos tales como un bastón, el uso de zapatos o plantillas que absorban los impactos o el uso de un dispositivo ortopédico o una manga para la rodilla pueden ser útiles. Un aparato ortopédico ayuda con la estabilidad y la función, y puede ser especialmente útil si la artritis está centrada en un lado de la rodilla. Existen dos tipos de aparatos ortopédicos que se utilizan con frecuencia para la artritis de la rodilla: Una abrazadera de «descarga» desplaza el peso de la parte afectada de la rodilla, mientras que una abrazadera de «soporte» ayuda a soportar toda la carga de la rodilla.

Otros remedios. La aplicación de calor o hielo, el uso de ungüentos o cremas para aliviar el dolor o el uso de vendas elásticas para proporcionar soporte a la rodilla pueden proporcionar algún alivio del dolor.

Medicamentos para la artritits de rodilla

Varios tipos de medicamentos son útiles para tratar la artritis de la rodilla. Debido a que las personas responden de manera diferente a los medicamentos, su médico trabajará estrechamente con usted para determinar los medicamentos y las dosis que son seguros y efectivos para usted.

– Los analgésicos no narcóticos de venta libre y los medicamentos antiinflamatorios suelen ser la primera opción de tratamiento para la artritis de la rodilla. El acetaminofeno es un analgésico simple de venta libre que puede ser efectivo para reducir el dolor de la artritis.

– Como todos los medicamentos, los analgésicos de venta libre pueden causar efectos secundarios e interactuar con otros medicamentos que esté tomando. Asegúrese de discutir los posibles efectos secundarios con su médico.

– Otro tipo de analgésico es un medicamento antiinflamatorio no esteroide, o AINE (pronunciado «en-said»). Los AINE, como el ibuprofeno y el naproxeno, están disponibles tanto de venta libre como con receta.

– Un inhibidor COX-2 es un tipo especial de AINE que puede causar menos efectos secundarios gastrointestinales. Los nombres comerciales comunes de los inhibidores de la COX-2 incluyen Celebrex (celecoxib) y Mobic (meloxicam, que es un inhibidor parcial de la COX-2). Un inhibidor COX-2 reduce el dolor y la inflamación para que usted pueda funcionar mejor. Si usted está tomando un inhibidor COX-2, no debe usar un AINE tradicional (con o sin receta). Asegúrese de decirle a su médico si ha tenido un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, angina, coágulo sanguíneo, hipertensión o si es sensible a la aspirina, medicamentos con sulfa u otros NSAID.

Los corticosteroides (también conocidos como cortisona) son poderosos agentes antiinflamatorios que pueden ser inyectados en la articulación.

Estas inyecciones proporcionan alivio del dolor y reducen la inflamación; sin embargo, los efectos no duran indefinidamente. El médico puede recomendar limitar el número de inyecciones a tres o cuatro por año, por articulación, debido a los posibles efectos secundarios.

– En algunos casos, el dolor y la hinchazón pueden «estallar» inmediatamente después de la inyección, y existe la posibilidad de un daño o infección articular a largo plazo. Con inyecciones frecuentes de repetición, o inyecciones durante un período de tiempo prolongado, el daño articular en realidad puede aumentar en lugar de disminuir.

– La viscosuplementación consiste en inyectar sustancias en la articulación para mejorar la calidad del líquido articular.

– La glucosamina y el sulfato de condroitina, sustancias que se encuentran naturalmente en el cartílago articular, se pueden tomar como suplementos dietéticos. Aunque los informes de los pacientes indican que estos suplementos pueden aliviar el dolor, no hay pruebas para apoyar el uso de la glucosamina y el sulfato de condroitina para disminuir o revertir la progresión de la artritis.

Tratamiento quirúrgico de la artritis de rodilla

El médico puede recomendar cirugía si el dolor causado por la artritis causa discapacidad y no se alivia con tratamiento no quirúrgico. Como con todas las cirugías, hay algunos riesgos y posibles complicaciones con diferentes procedimientos de rodilla. El médico hablará con usted sobre las posibles complicaciones antes de la operación.Artroscopia rodilla

Artroscopia

Durante la artroscopia, los médicos utilizan pequeñas incisiones e instrumentos delgados para diagnosticar y tratar problemas articulares. La cirugía artroscópica no se utiliza con frecuencia para tratar la artritis de la rodilla. En los casos en que la osteoartritis se acompaña de un desgarro meniscal degenerativo, se puede recomendar la cirugía artroscópica para tratar el desgarro del menisco.

Reemplazo total o parcial de rodilla (artroplastia). El médico extirpará el cartílago y el hueso dañados y luego colocará nuevas superficies articulares de metal o plástico para restaurar la función de la rodilla.

Escrito por Dr. Soler, Cirujano Ortopédico.

ts to diagnose and treat joint problems. Arthroscopic surgery is not often used to treat arthritis of the knee. In cases where osteoarthritis is accompanied by a degenerative meniscal tear, arthroscopic surgery may be recommended to treat the torn meniscus.

Total or partial knee replacement (arthroplasty). Your doctor will remove the damaged cartilage and bone, and then position new metal or plastic joint surfaces to restore the function of your knee.

By Dr. Soler, Orthopeadics Surgeon.

¡Chat!
Hi, Clinica Gran Alacant!